¿Cual es la diferencia entre piscina y piscina natural?

En primer lugar, retomemos la definición de piscina: ¿de qué se trata?

Una piscina es un circuito cerrado y filtrado donde el agua es desinfectada y desinfectante, según la ANSES (Agencia Nacional de Alimentación, Medio Ambiente y Trabajo francesa).

Como consecuencia, al no estar tratada, la piscina natural no admite la denominación «piscina». Una piscina natural puede denominarse zona de baño natural, estanque de natación o incluso cuenca atípica. Es totalmente ecológica y biológica, ya que la purificación de la cuenca se lleva a cabo mediante plantas acuáticas y microorganismos. La piscina natural utiliza la capacidad de autodepuración de los ecosistemas acuáticos para mantener la calidad del agua sin productos químicos.

Ingenioso, ¿verdad?

Sin embargo, el mantenimiento de una piscina natural es relativamente difícil. ¡Preste atención a elegir las plantas adecuadas! Para que el ecosistema entre en funcionamiento, será necesario esperar antes de darse el primer baño. De lo contrario, se corre el riesgo de interrumpir su desarrollo.

Además, también hay que tener en cuenta que las zonas de baño naturales pueden causar problemas de salud pública. El ecosistema presente en este tipo de estanques transporta parásitos y bacterias en el agua que pueden transmitir enfermedades a los bañistas.

Además, la temperatura del agua no debe superar los 24 °C. Para preservar el equilibrio de las plantas presentes en el estanque, es necesario estabilizar la temperatura del agua. ¡Advertencia a los no precavidos! Normalmente, la temperatura de confort es de 28 °C.

Del mismo modo, para asegurar el buen funcionamiento de las algas y demás plantas presentes en el estanque, se requiere una profundidad media de 1,70 m. ¡Adiós a los baños divertidos con los niños!

Comprar una piscina natural sana, es posible

En Piscinas Waterair, entendemos bien el reto que representa el baño ecológico para las personas sensibles al tema del consumo responsable. Para ello, hemos desarrollado productos de tratamiento respetuosos con el agua de la piscina y la salud.

¿Cuál es nuestro credo? Disponer de una piscina sana utilizando el mínimo de productos de tratamiento.

Con la gama Easy Pool, hemos encontrado la fórmula mágica baja en cloro. El producto se adapta al volumen de su piscina para dosificarse con precisión y evitar despilfarro. El tratamiento del agua de su piscina está bien pensado y respeta la salud de los bañistas.

Como alternativa, también puede utilizarse el sistema de electrólisis para tratar el agua de la piscina de forma racional. El electrolizador es un dispositivo que produce cloro a partir de sal.

Una piscina natural que encaja bien en su entorno

Tener una piscina natural es también una elección estética. Es posible diseñar la piscina de forma óptima con un trazado que se adapte a su entorno y utilizar materiales sin refinar. Muchos de nuestros clientes utilizan materiales naturales para habilitar una playa de piscina (madera natural o piedra natural). Además, con un liner de color arena y un tratamiento de agua minimalista, la piscina natural es más que nunca factible con la solución de Piscinas Waterair.

Para obtener información, solicite un estudio de implantación gratuito y personalizado. Nuestros asesores comerciales le guiarán para diseñar la piscina natural de sus sueños.

Piscinas Waterair ha desarrollado un tratamiento de agua razonado que permite utilizar la cantidad de producto justa para garantizar un baño seguro. Solo le queda decorar los alrededores de su piscina con una hermosa playa hecha de materiales sin refinar ¡y su piscina natural estará a la altura de sus expectativas!