Una piscina para practicar la natación y hacer deporte

Natación deportiva, aquagym, juegos colectivos... en una piscina se pueden practicar multitud de actividades deportivas. Ejercitarse en el agua es ideal para mantenerse en buena forma física y con buena salud. Tonificará todo su cuerpo y mejorará su capacidad cardiovascular y respiratoria limitando el impacto sobre sus articulaciones.

La piscina también es una solución lúdica para incitar a los niños a practicar una actividad deportiva regular: vóley-playa, carreras contrarreloj, etc. Ofrece mil oportunidades para pasar momentos inolvidables relajándose en familia.

¿Qué dimensiones necesita una piscina deportiva?

Algunas formas y tamaños de piscina son más adecuados para practicar la natación deportiva. Los amantes de los largos deberán optar por una piscina de más de 8 m para disponer de un espacio de nado suficiente. 

Para que este sea óptimo, hay que estudiar con atención el tipo de acceso y su ubicación. Aunque la escalerilla preserva su espacio de nado, también es posible disfrutar del confort de unas escaleras.  Para ello, se recomiendan unas escaleras situadas en el exterior de la piscina, o bien integradas pero colocadas en un lateral. Así contará con una piscina con espacio de relax y un largo de nado despejado. El modelo Elsa y sus escaleras Enjoy son ideales para combinar deporte y relax.
Para los más deportistas o aficionados a la natación, recomendamos el canal de nado. Más largo que ancho, permite disponer del espacio necesario para hacer largos fácilmente.

Sin embargo, no es imprescindible tener una piscina de gran tamaño para disfrutar de las bondades de los deportes acuáticos. Con el equipamiento adecuado, podrá hacer ejercicio y longitudes en una piscina de tamaño clásico (de tipo 8 m x 4 m).

¿Qué equipamiento necesita una piscina deportiva?

Existen diferentes equipamientos para practicar una actividad deportiva en la piscina. Un pequeño resumen:

  • Nado contracorriente: Nadará en el sitio gracias a un chorro que genera una potente corriente de agua. Ideal para una piscina de tamaño mediano o pequeño, donde el largo de nado es menos importante.
  • Elástico de nado: Sin importar el tamaño de su piscina, con este elástico de nado ergonómico podrá nadar a crol, de espaldas, a braza o a mariposa.
  • Aquabike: practicar aquabike hace trabajar su resistencia y flexibiliza suavemente sus articulaciones. Según lo que necesite, podrá reducir o muscular sus piernas con sesiones regulares y ejercicios dirigidos.
  • Trampolín para disfrutar de las ventajas de una piscina olímpica en casa.

¿Qué profundidad se recomienda para saltar? Para tirarse a la piscina con total seguridad, es fundamental elegir un perfil de fondo de gran profundidad.

  • Gran baño: Ideal para los más deportistas, su profundidad puede alcanzar los 2,40 m. Ideal si se quiere instalar un trampolín en el extremo de la piscina.
  • Minifosa o fondo curvo: Con una profundidad que desciende progresivamente de 1,20 m a 1,80 m, su piscina estará tan adaptada a los juegos como a los saltos.

Para ayudarle a elegir bien y crear su piscina a medida, un asesor comercial realizará un estudio de instalación gratuito y personalizado en su jardín.